Las nuevas tecnologías, aparte de hacer más cómoda la vida de muchas personas, también han favorecido la aparición de nuevos riesgos. El caso que nos ocupa es, una vez más, la ciberseguridad.

¿Qué pasa con la seguridad informática en los hogares? De la misma manera que las computadoras son vitales para las empresas, hoy en día también lo son para una gran cantidad de familias: pago de facturas, contratación de servicios, compras online, etc. Por ello, con el objetivo de poder estar bien protegidos, hay que conocer a qué amenazas en ocasiones tenemos que hacer frente.

A continuación, una lista de 7 problemas informáticos cuyo conocimiento puede ayudar a prevenirlos

Ciberseguridad contra las siguientes amenazas

Virus informáticos

Quizá se trate del problema más conocido para el público general. Se trata de un código con el que se infecta un programa ejecutable y se propaga copiándose a sí mismo e infectando otros programas. Por lo tanto, para que un virus empiece a funcionar, requiere que una persona active ese programa infectado.

La manera más eficaz de protegerse es teniendo el antivirus actualizado y evitando abrir cualquier programa que no sea de confianza.

Gusanos

Muy parecidos a los virus informáticos, con la diferencia que no necesitan que ningún humano los active, puesto que son capaces de copiarse a sí mismos y propagarse por la red a través, por ejemplo, de la libreta de direcciones de los contactos.

Suelen provocar problemas de rendimiento más o menos graves, ya que utilizan los recursos de los que dispone el sistema, tales como memoria, ancho de banda de la red, servidores, etc.

Para evitar los gusanos, aparte de tener un antivirus actualizado, también es conveniente ser precavidos con las redes de intercambio de archivos.

Troyanos

Se llaman así porque su manera de actuar recuerda a la historia del caballo de Troya. Vienen camuflados cuando se descargan programas que aparentemente son legales y, aunque esta amenaza no provoca daños en el ordenador ni tampoco se propaga, permite a los hackers controlar el ordenador.

Una vez más, la mejor protección es la cautela: descargar solo programas de confianza y dudar de todo aquello que ponga gratis.

Keylogger

Otra amenaza bastante famosa. Suele venir acompañada de un virus o un troyano y la función que desempeña es la de grabar las pulsaciones del teclado que se realizan. De esta manera, la información queda registrada en algún tipo de archivo y puede ser enviada a través de internet.

Rootkit

Un rootkit es un programa diseñado para proporcionar a los hackers acceso administrativo al equipo sin nuestro conocimiento. Aunque no pueden propagarse automáticamente (a diferencia de los virus), pueden instalarse de múltiples maneras, como podría ser a través de productos comerciales de seguridad o extensiones de aplicaciones de terceros.

La mejor manera de protegerse contra este tipo de problemas es la utilización de antivirus actualizados y protección cortafuegos.

Ataque DDoS

Más orientado a las empresas, un ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS) es un problema de seguridad informática que se lleva a cabo generando un gran flujo de información hacia un mismo punto de destino. Normalmente, se utilizan grandes cantidades de bots para producir y enviar dicha información. Como resultado, se utiliza para colapsar las páginas webs de las empresas o entidades objetivo debido al amplio consumo de ancho de banda que provocan.

Exploits

Los exploits son programas que contienen datos o códigos que se aprovechan de las vulnerabilidades de aplicaciones instaladas en el ordenador. Así pues, este tipo de programas utilizan las brechas de seguridad que pueden aparecer en el momento de desarrollar los programas informáticos causadas, por ejemplo, errores durante el proceso de desarrollo. Por este mismo motivo, es difícil que los usuarios sepan que sus ordenadores han sido infectados por exploits.

En resumen, existen múltiples amenazas que pueden poner en riesgo nuestros datos privados. Sin embargo, una buena protección informática, así como la precaución a la hora de navegar por la red, pueden ser buenas herramientas para reducir los riesgos que podemos sufrir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *